miércoles, 13 de diciembre de 2017

Escaleras que te animan a hacer ejercicio

Cuando empecé a vivir en Japón, la cantidad de escaleras que hay que subir por todas partes -al menos en Tokio y Saitama- me hicieron darme cuenta de lo poco en forma que estaba. Ahora, lógicamente, ya estoy acostumbradísima, y ya puedo subir escaleras y más escaleras como si nada.

Hace falta descansar de vez en cuando, así que en las estaciones de tren la opción más popular son las escaleras mecánicas. Se ve que en la estación de Kita-Urawa pensaron que había que animar a la gente a usar también las escaleras normales, así que pusieron en cada escalón cuántas calorías quemas al subir.


Hasta aquí todo normal, pero según vas subiendo más te encuentras mensajes de ánimo.

"¡Solo un poquito más!" Y medio tapado por el sol "Tenga cuidado y pase un buen día".

Una vez llegas arriba del todo, te dice una de esas frases difíciles de traducir a español, pero que se dice a alguien cuando ha acabado de trabajar para implicar que ha trabajado duro.

La gente del fondo es la que ha subido por la escalera mecánica.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Protegiendo mi integridad física con creatividad

Ya he comentado lo de mi afición al bouldering. El problema es que acabas con cicatrices y moratones por todas partes, y aunque los moratones se van, las cicatrices no, y a servidora hasta la más diminuta herida le deja marca.

Como una de las cosas a las que me dedico es a actuar, y en los castings lo de tener las manos y los brazos hechos una pena es contraproducente, fui pensando en ideas para, ya que el golpearse es inevitable, al menos evitar que se me queden marcas.
Lo que estuve haciendo una temporada fue ponerme varias tiritas en el dorso de la mano, lo cual es efectivo durante un rato, pero con el sudor se te empiezan a despegar. Luego se me ocurrió probar con tiritas de las grandes, pero les pasa lo mismo y son más caras.

Por eso al final, tras buscar online algún producto para mi problema y no encontrar nada, decidí hacer algo yo misma para protegerme la piel, y acabé haciendo estos protectores para las manos.

Este es el de la mano izquierda antes de llenarse de tiza.

Primero me hice uno para la mano izquierda nada más, que es la que me golpeo más a menudo, para ver qué tal. Lo llevo usando meses y protege bastante sin estorbar, así que me hice otro para la mano derecha también.


A ver, no los he hecho súper bonitos porque son para usarlos yo nada más y para que se ensucien, pero estoy bastante satisfecha con el resultado.

Para los brazos, por si sentís curiosidad, uso calentadores de estos que llevan las japonesas para no ponerse morenas. Dan calor -solo los uso en verano, en invierno me pongo una camiseta de manga larga- pero me han salvado la piel de los brazos en multitud de ocasiones.

martes, 5 de diciembre de 2017

Aprende inglés con Cal

Hacía tiempo que no hacía una entrada de apariciones en los medios de comunicación. No porque no haya hecho nada nuevo, sino porque no se me llegaba a ver la cara -yo reconozco mi cogote muy bien, pero claro, es mi propio cogote y llevamos muchos años juntos-.
Pues ayer mismo emitieron un programa en el que no solo se me ve la cara, sino que salgo hablando inglés. Se trata de un programa que echan en uno de los canales de la NHK los lunes por la mañana llamado ボキャブライダー, que he visto romanizado como Vocab Riders, así que vamos con ese nombre.

Se trata de un programa en el que un señor -o una señora, depende del capítulo- al que no se le da muy bien el inglés está hablando con un japonés o una japonesa que de repente se convierte en extranjero o extranjera y le habla en inglés. Normalmente le pregunta alguna palabra un poco rebuscada, y como no sabe cómo se dice vienen a su rescate los Vocab Riders, que le dicen cómo se dice la palabra de turno en inglés. Todo esto en tono de humor.

Pues en el capítulo de este lunes la extranjera repentina es servidora.



Por si sentís curiosidad, grabé un trozo del capítulo con el móvil.

Una publicación compartida de Cal (@madteaparty13) el

lunes, 4 de diciembre de 2017

Fail de boniato

Volvía de un rodaje, y como hacía mucho frío en el andén mientras esperaba al tren y ahora venden bebidas calentitas, me acerqué a la máquina de bebidas y apareció algo que llamó mucho mi atención.

¡Tatachaaan!

 ¡Una bebida de boniato asado! Como amante de esa delicia que son los boniatos asados, no hizo falta mirar las otras bebidas, y compré esta.
Desenrosqué el tapón y decidí olerla. Si tuviera que describir ese olor en una palabra, sería "empalagoso". Si lo tuviera que describir en 3 palabras, "kilos de azúcar".
Aunque el olor ya me estaba alertando, lo probé, por si sabía mejor que olía.
Mi gozo en un pozo, es como beber agua caliente con azúcar. Voy a necesitar tener unas palabras con quien quiera que decidió hacer una bebida de boniato que no sabe a idem.

Dejando de lado que no sepa a lo que tiene que saber, en la botella pone "やさしい甘み", que se podría traducir como "suave dulzura". Ironías.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Egoblog edición "hace demasiado frío para hacerme fotos sin el abrigo"

Cuando me hago fotos de egoblog en invierno, suelo quitarme el abrigo, pero últimamente resulta duro eso de desabrigarse. No pasa nada, porque se me han ido acumulando fotos pre-rasca y hace eones del último egoblog, así que hoy toca una nueva edición.

Empecemos por septiembre. Ese día estaba resfriada y además llovía, pero eso no tiene por qué estar reñido con ir mona.

Aguantándome las ganas de toser.

Como curiosidad, esos jeggings son los que uso normalmente para escalar cuando viene el frío.

La siguiente foto también es de septiembre.

Día de ir cómoda pero con plataformas.

 Ese día fui a una de las zonas apuebladas de Yokohama.


Sigamos con octubre. Ese día tenía que ir a Roppongi.


En el mismo mes, una foto de un día que había quedado con la señorita Madness.

Nunca me habían quedado los moños tan parejos como ese día.

Pasemos a noviembre, el mes actual. Ese día fui con Kazuki a Ueno. Todavía no hacía clima de llevar abrigo.

En el Book Off de Ueno.

Lástima que se acabó el clima de leggings, hola al clima de pantalones todos los días.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Té de fresas con chocolate

Todos los años según se acerca diciembre espero con ganas el té con leche sabor a fresa edicion limitada que solo sacan en invierno. Este año se ve que han decidido hacer una versión nueva, y han sacado esto.

*Sonido de arpas*

Lo he probado y sí, sabe a fresas y chocolate. Espero que decidan hacer este fijo todos los inviernos.

domingo, 19 de noviembre de 2017

El inicio del invierno

El invierno no comienza el 22 de diciembre, no. Comienza el primer día que el mini termómetro de IKEA que tengo en la mesa marca 13 grados por la mañana.


Espero que el invierno no sea muy largo este año. La estación de helarte dentro y fuera de casa es mi estación menos favorita del año.