jueves, 23 de noviembre de 2017

Té de fresas con chocolate

Todos los años según se acerca diciembre espero con ganas el té con leche sabor a fresa edicion limitada que solo sacan en invierno. Este año se ve que han decidido hacer una versión nueva, y han sacado esto.

*Sonido de arpas*

Lo he probado y sí, sabe a fresas y chocolate. Espero que decidan hacer este fijo todos los inviernos.

domingo, 19 de noviembre de 2017

El inicio del invierno

El invierno no comienza el 22 de diciembre, no. Comienza el primer día que el mini termómetro de IKEA que tengo en la mesa marca 13 grados por la mañana.


Espero que el invierno no sea muy largo este año. La estación de helarte dentro y fuera de casa es mi estación menos favorita del año.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Odaiba de noche

Al salir del concierto del otro día pudimos ver Odaiba con su iluminación nocturna.


Esta es la noria que se encuentra al lado de la sala Zepp y el centro comercial Venus Fort. Nunca he subido, por cierto.

Quitaron el Gundam de delante del centro comercial DiverCity para sustituirlo por otra versión de Gundam a tamaño real. Este mola más.



DiverCity también tenía su propia iluminación.


La famosa mini estatua de la libertad de Odaiba también estaba iluminada.


Hasta la próxima, Odaiba.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Mi primer concierto en Zepp Tokyo

Había estado en la sala Zepp DiverCity de Odaiba -antes de ir no sabía que había dos Zepp en la misma zona-, pero no había estado en la Zepp a secas de Tokio, a unos 5 minutos a pie de la primera.
Esta sala de conciertos es bastante famosa -al menos por aquí-, y aprovechando la más reciente gira de BRADIO -venga, os imaginábais el nombre del grupo antes de que lo dijera- fuimos la señorita Madness y yo a disfrutar de la música y bailar.

Lo primero fue ir hasta la estación de Daiba, para ir a comer y así coger fuerzas.


Si os fijáis en la furgoneta de la que sale humo debajo, se trata de algo más típicamente japonés que el sushi y las geishas, ¡la furgoneta de boniatos asados! -Kazuki está de acuerdo conmigo-

Tras comer y acercarnos a la Zepp, tomamos parte en un sorteo para el club de fans en el que te podía tocar o una chapa o una camiseta. Nos tocó a ambas la chapa.

Hace ilusión.

Las siglas FPP significan "funky party people". Nosotras, además de ser FPP somos de las pocas habituales en los conciertos evidentemente extranjeras, con lo que empezamos a referirnos a nosotras mismas -y demás fans guiris- como FPG, "funky party gaijin". De hecho hice pulseras de hilo para la ocasión con nuestras siglas.

Quedaron bastante bien.

El concierto moló muchísimo, y como siempre se nos hizo súper corto a pesar de durar más de 2 horas.

Bien cerquita.

Hubo un momento en el que soltaron globos enormes que una vez rebotaban un par de veces en el público reventaban, soltando globos de tamaño normal. Conseguimos coger uno cada una.

¡Globos, ueee!

Era fácil  identificar en la Yurikamome a quienes veníamos del concierto por ir cargando con globos ahí en plan aleatorio.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Eufemismo

En varios andenes de la línea Keihin Touhoku de JR me he encontrado con este cartelito.


Para quienes no podáis leer japonés, viene a decir algo así como "Cuidado con las cosas que se les caen a las palomas".
Imagino que no habrán querido herir la sensibilidad de los viajeros usando la palabra "caca", y han decidido tirar de un eufemismo como este. El caso es que al leerlo me viene la imagen mental de una palomita cargando al vuelo con un objeto contundente y buscando un objetivo humano para tirárselo a la cabeza -paloma macarra-.

martes, 7 de noviembre de 2017

Fans de Trump

Estos días hay por Tokio -que no por Saitama- un gran aumento de presencia policial. De hecho hasta he visto perros policía haciendo patruyar a sus humanos -¿O era al reves?- por Shibuya.

Esto se debe a la visita del presidente Trump a Japón. Como os podéis imaginar, no me podía importar menos que ese señor venga, pero relacionado con el tema, ayer mismo pasando por Akihabara me encontré con un cartel de un o unos fans suyos en una tienda.

Pues... ¿Vale?

Por si sentís curiosidad, aparte de tener gachapones fuera, vendían artículos de electrónica baratillos.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Aeropuerto de Ibaraki

La prefectura de Ibaraki, en la región de Kanto -donde se encuentran Tokio y Saitama entre otros- tiene su propio aeropuerto. Sí, no iba a ser todo natto y zonas apuebladas.
No es que tenga vuelos a muchos destinos, pero no pasa nada, porque no fui para coger un avión, sino por trabajo.

Cuando me acerqué a la tienda de recuerdos, donde vendían productos típicos de la prefectura, me encontré a su mascota no oficial, Nebaaru-kun.

Desgraciadamente, este no se estira como el original.

Hacía siglos que no oía nada de esta mascota -vale que no veo la tele... Pero en internet tampoco es que se le mencionara mucho-. Me alegra ver que no ha muerto y que sigue ahí dándolo todo.

Dando una vuelta por fuera del aeropuerto descubrí lo que probablemente no sea una mascota, pero que debería serlo. Mirad la cara tan simpática que tiene.

¡Hola, buenas!

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Itasha de Hello Kitty

En mi barrio hay un parking por horas que siempre está lleno de gatos bastante gordos. El motivo es que varios  vecinos -les he visto- se dedican a darles de comer, y los mininos tienen ahí buffet libre todos los días -qué bien viven-. Estos vecinos son muy probablemente personas a las que les gustan los gatos pero que viven en un edificio que no admite mascotas -como el de servidora-.

Debido a esto a veces te encuentras a los gatos subidos encima de los coches, o a coches gatunizados como este.


Me pregunto si este itasha de Hello Kitty está hecho a propósito para hacer juego con los gatos del barrio.

martes, 24 de octubre de 2017

Otoño

Cada año el clima está más loco. Este año he estado llevando manga corta hasta mediados de octubre. Entonces se puso a llover sin parar durante más de una semana y a hacer frío, y ahora, tras un tifón que pasó ayer por aquí, ya parece que tenemos clima otoñal por fin. Lástima que vaya a durar dos días.

No es que me guste el frío -de hecho lo odio-, pero el otoño implica que los árboles se pongan bonitos y que todavía no sea invierno. Así están los árboles hoy en Kawaguchi.



Hice las foto de camino al dentista, por cierto.

jueves, 19 de octubre de 2017

Gorro de Pac-Man

3coins es una tienda japonesa que viene a ser la versión un poco más cara del todo a 100, ya que la mayor parte de lo que venden cuesta 300 yenes -sin IVA-. El otro día pasé por delante de una de estas tiendas y vi que había una sección de cosas de Pac-Man, como llaveros, estuches, y gorros de lana. Los gorros eran una monada, así que al final decidí llevarme uno amarillo. Desgraciadamente, estos son precio excepción en la tienda, pero costaban 500 yenes, que tampoco es tanto.

Era difícil no querer llevarse uno.

Así queda puesto.


viernes, 13 de octubre de 2017

Convalidando el carnet de conducir español al japonés

Viviendo en Japón tener coche puede ser muy pero que muy caro. No es solo por los gastos que conlleva tener coche, sino por lo extremadamente caras que pueden ser las plazas de aparcamiento -no hay sitios donde se pueda dejar el coche aparcado en la calle sin pagar como en España-.
Por eso mismo no me había sacado el carnet de conducir aquí. Pero claro, si ocurriera alguna situación en la que fuera conveniente conducir -Kazuki no tiene carnet- siempre podría alquilar un coche, así que al final decidí sacármelo.

En el caso de españoles, como servidora, si eres residente en Japón, tienes un carnet de conducir vigente de tu país de origen y puedes demostrar que viviste al menos 3 meses en España desde que te lo sacaste, te lo pueden convalidar a un carnet japonés sin hacer ningún examen, solo haciendo un poco de papeleo y pagando -el yen es el yen-.
Dejemos de lado que en España se conduzca por la derecha, en Japón por la izquierda y que las señales de tráfico sean distintas, yo no me voy a quejar si me lo ponen fácil.

En esta entrada voy a explicar el proceso por el que pasé para hacer la convalidación de carnet, en japonés "gaimen kirikae". Estos son los documentos necesarios y dónde los conseguí:

1.Certificado de empadronamiento en Japón (en japonés juuminhyou: 住民票).
Esto se consigue en el ayuntamiento de tu ciudad o distrito correspondiente. En el caso de Kawaguchi, además del ayuntamiento, hay un centro para renovación de pasaporte japonés y conseguir papeleo del ayuntamiento cerca de cada estación de tren -hay varias-, así que fui al de mi estación más cercana a conseguirlo. Me cobraron 200 yenes por una copia.

2.Traducción del carnet de conducir.
Tiene que ser oficial, hecha por la JAF (Japan Automobile Federation) o "por la embajada de España". Lo entrecomillo porque en el caso de la embajada tienes que hacerte la traducción tú y pagarles para que la den por oficial -manda huevos-.
Me salía más barata la traducción y el tren hasta la oficina de la JAF de Saitama -está muy cerquita de la oficina de inmigración de la prefectura-, así que fui allí. Me dijeron que iban a tardar 30 minutos, pero tardaron la mitad.

Este es el edificio.

Por la traducción tienes que pagar 3000 yenes. Junto con ella te dan una breve explicación de normas de tráfico, instrucciones de cómo ir a tu oficina de tráfico correspondiente para hacer el proceso y una lista de documentos que tienes que llevar.

3.El carnet de conducir original español.
Este me lo saqué en Alcalá de Henares cuando tenía 19 años. Por si alguien sentía curiosidad, oye.

4.Tu pasaporte actual y todos los pasaportes antiguos que tengas.
Los antiguos son para demostrar la estancia de al menos 3 meses en España desde que te sacaste el carnet. Yo fui con 3 pasaportes, que son todos los que tengo a mano.

5.Dos fotos de carnet de 3 x 2,4 cm.
Me las hice en un fotomatón de mi barrio. Me costaron 800 yenes.

6. El carnet de residente extranjero o "zairyuu card".
Recibido en la oficina de inmigración de Saitama.

Ya con todos estos papeles hay que ir a la oficina de tráfico que te corresponda según donde vives. En mi caso tuve que ir a la de Saitama, que se encuentra a unos 20 minutos a pie de la estación de Kounosu.

También se puede ir en autobús desde la estación, pero para 20 minutos de camino...

Como curiosidad, de camino allí vi por primera vez en 8 años en Japón a un coche respetar un paso de cebra. No se si podré recuperarme del shock...

Volvamos al tema principal. Lo primero una vez allí fue ir a hacer la pre-inspección para comprobar que todos mis papeles están en regla. Para ello atienden de 9:30 a 10:00 o de 14:00 a 14:30 -sí, media hora nada más-. Afortunadamente, si hay bastante gente atienden hasta que todo el mundo que recogió un número dentro de esa media hora haya acabado.

Había bastante gente esa mañana. Yo llegué pronto.

En mi caso, me atendieron a las 10:00 y acabé a las 10:30. Tras comprobar todos mis papeles y mis pasaportes, tuve que rellenar un par de cuestionarios sobre si he hecho algún tipo de conducción temeraria o ilegal o si tengo algún tipo de incapacitación para conducir -esos los tienen en español-, y con todo correcto me tocó ir abajo a pagar. Fueron 4250 yenes.

Tras eso me tocó esperar en la primera planta hasta las 13:00, que es cuando abren la ventanilla para entregar los papeles que te han dado y que te comprueben la vista. Todo fue sin problemas, y entonces a los de países que no tienen el acuerdo para no hacer examen se los llevaron a una sala aparte -imagino que para examinarlos-. Quedamos 3 -en realidad dos, uno venía de acompañante-, y al rato nos llevaron a la segunda planta de nuevo.

Allí estuve esperando hasta las 14:45 delante de la ventanilla para tercera edad y extranjeros -me pareció muy curioso-. Entonces me llamaron a mi la primera, me hicieron una foto -las dos que llevé fue para pegar en los formularios, no para usar en el carnet-, y a los pocos minutos me entregaron mi carnet de conducir. Además me dijeron que no necesito llevar la marca de conductor novel -al parecer yo era la única que no la necesitaba-.

Este es mi flamante carnet de conducir japonés -con mis datos censurados, claro-.

jueves, 12 de octubre de 2017

BRADIO LA PA PARADISE in Maharaja Roppongi

Como BRADIO se nos hacen major, ayer hicieron una fiesta conmemorativa para celebrar el lanzamiento de su primer single en discográfica grande en una discoteca de Roppongi llamada Maharaja.
La entrada era gratis con invitación, pero esta te tenía que tocar por sorteo, y parece que ocurrió un milagro, porque nos tocaron y pudimos ir la señorita Madness y servidora a darlo todo y disfrutar de ellos en directo un rato.

La discoteca, Maharaja Roppongi, se encuentra en la quinta planta de este edificio:

El cartel de debajo del Manekineko.

Según se acercaba la hora la calle se fue llenando de funky party people, y empezaron a llamar a la gente por orden del número que les había tocado para intentar meternos a todos en los ascensores por turnos. Calculo así a ojo que habría unas 100 personas y los ascensores eran de los pequeñitos, así que tardamos bastaaante en subir todos.

Por fin logramos llegar arriba, enseñar el email de confirmación y los carnets de identidad, y nos dieron nuestras entradas en papel que cambia de color al moverlo.

Se vuelve verde o amarillo según lo mueves.

Por detrás tenían mensajes de los miembros del grupo para los invitados.

La discoteca muy grande no era y tuvieron que poner un escenario en medio de la pista de baile, así que pudimos verlo todo muy de cerca.
La fiesta empezó a las 18:30, y lo estuvieron emitiendo en directo en Line Live -así lo podemos volver a ver luego en el móvil-. Tocaron Back to the funk, luego el dj encargado de presentar el evento los entrevistó un poco e hicieron un juego de preguntas y respuestas sobre cultura disco en la época de la burbuja económica en Japón -fue curioso, pero mucho me temo que tengo cero conocimiento sobre el tema-, y al final tocaron la cara B del nuevo single, Baddest, y el nuevo single, La pa paradise.

Como no ponía por ninguna parte que estuviera prohibido hacer fotos hicimos unas pocas.



Estuvieron geniales, como siempre.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Té con leche sabor crème brûlée

El otro día estaba en el supermercado metiendo en el carrito una botella de té verde de dos litros cuando vi en el mismo pasillo esto.

Me mola la botella.

Té con leche sabor crème brûlée -para quien no le suene, es un postre francés parecido a la crema catalana-.
Como me gustan estas golosadas, compré uno para probar. No se si sabe al postre con tres tipos distintos de acentos, pero está bueno. Sabe a batido de caramelo.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Donuts de Halloween de Mister Donut

En la época de las cosas monas por doquier, Mister Donut no se ha quedado atrás, y ha sacado donuts con ojos. El otro día Kazuki y yo compramos dos, uno de chocolate con polvos de boniato y uno de calabaza, pero al de calabaza se le cayó un ojo al sacarlo de la bolsa.
No pasa nada, el de chocolate aún quedaba intacto para hacerle una foto.

Es tan mono que da pena comérselo.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Curiosidades de Seúl

He decidido que la última entrada del viaje a Seúl va a ir de cosas curiosas que vimos y que me llamaron la atención.

Empecemos por la almeja cantarina de Myeongdong.

Las gafas de sol que se iluminan son la leche.

Sigamos con el árbol lleno de pandas en Dongdaemun.

El panda de plástico en su hábitat natural.

En Hongdae hay una "churrería" -tenían pinta de no ser churros de verdad, sino pseudo churros, como los japoneses- llamada Churro 101. Fuera tenía este cartel.

Un solo churro costaba entre 2300 y 4400 won.

Volvamos a la zona de Myeongdong. Como hay muchos turistas japoneses algunas tiendas tienen carteles en japonés. Algunos de ellos son bastante cómicos, como el de esta tienda de algas nori.

Pone: "Nuestro nori natural coreano está tan tremendamente bueno que se te saltarán las lágrimas".

Para acabar, hay una tienda de cosas de papelería, cosmética y chorradas varias llamada Artbox en varias zonas de Seúl. Las mascotas de la tienda son bastante monas, pero una me encantó especialmente. Boss, el tiburón.

Es súper adorable.

Este es el elenco de personajes al completo.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Sparkling Chupa Chups

Esta bebida que vi en varios convinis de Seúl me llamó la atención, y acabé comprándola para probarla. Se trata de...

*redoble de tambores*

Sparkling Chupa Chups.

Sí, es un refresco de Chupa Chups. Este en concreto es sabor a "fresas y crema" -supongo que se refiere a nata, mi nivel de coreano no es muy allá-.

Al abrir la lata eso olía a Chupa Chups de fresa, y temí que supiera igual -a ver, como caramelo me gusta, pero como bebida...- pero resultó que no. La verdad es que está buena y sabe a refresco de fresa.

domingo, 24 de septiembre de 2017

DDP Youth Runway Market

El mercado nocturno llamado Seoul Bamdokkaebi Night Market se celebra hasta octubre en varias zonas de Seúl cada semana, la noche del viernes, sábado y domingo -o solo sábado y domingo, depende de la zona-. Como solo estuvimos un viernes y el sábado ya nos volvíamos, tuvimos que elegir un sitio para ver, y nos decidimos por Dongdaemun Design Plaza. Allí tenía lugar el DDP Youth Runway Market.
Lo primero de todo fue ir hasta Dongdaemun.

El mercado es alrededor del edificio que parece una cápsula del fondo.

Allí nos encontramos con puestos de comida, de objetos artesanales, arte y algunas actuaciones musicales. Además regalaban macetas a la gente, pero meterlas en la maleta era un problema, así que decidimos no reclamar las nuestras.





Al parecer las mascotas del evento.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Callejones para comer por Seúl

Siguiendo con el tema de la entrada anterior, hoy toca comida. El primer día, aprovechando que el mercado Gwangjang estaba a una distancia razonable del hotel como para ir andando, fuimos allí. Además de tener varios puestos de comida, telas, utensilios tradicionales y demás, tienen un callejón dedicado al yukhoe -carne de ternera cruda. Sé que suena mal, pero está buena-. Todos los restaurantes del pequeño callejón sirven este plato en el menú. Como todos tenían buena pinta, decidimos probar a entrar al primero que había.
Como la planta baja estaba llena subimos a la planta de arriba.

Asomando un cachito de Kazuki.

Pedimos un plato de yukhoe y un plato de bibimbap con yukhoe, que tenía ganas de probarlo.

Ñam, ñam.

El restaurante nos gustó, y acabamos volviendo el último día. La intención era volver a pedir lo mismo, pero Kazuki decidió que quería probar los tentáculos de pulpo crudo que se mueven. Verlo en vivo impresiona.


No puedo dar mi opinión porque no los probé. He comido sashimi de pulpo antes, pero estos tentáculos tenían una especie de babilla alrededor que me echaba mucho para atrás. Cuando le pregunté a Kazuki a qué sabían me dijo:

-Están duros.

Esa respuesta es muy él.


Pasemos a otra calle especializada en un plato distinto. En Dongdaemun hay una calle dedicada al pescado a la parrilla -según internet se llama Dongdaemun grilled fish street-, y como la mencionada anterior, en todos los restaurantes sirven pescado. Con todas las veces que hemos estado en Seúl todavía no habíamos comido pescado allí, así que fuimos.
Elegimos un restaurante al azar que parecía bastante popular entre los locales de avanzada edad -eramos los únicos clientes menores de 60 años-. Eso debe de significar que es sabor auténtico.


Pedimos los dos pescados de la izquierda, pero nos añadieron uno de regalo. Estaban todos bastante buenos.


El último callejón del que voy a hablar es especializado en barbacoa coreana. Se llama Majang-dong gogi alley, y está al lado de la entrada al mercado de carne de Majang. Este mercado consiste en calles y calles de carnicerías.

La entrada al mercado.

TODO son carnicerías.

Bueno, vale ya de ver cabezas de cerdo y casquería, vamos a comer.


Igual que con la calle del pescado, entramos a un restaurante aleatoriamente. Como "tapa" nos sirvieron hígado y algún otro tipo de víscera crudos. No soporto el sabor de la sangre y este sangraba mucho, así que se lo comió Kazuki. Según él, no tenía demasiado sabor.


Ñam, ñam, ñam.

Como detalle curioso, al pagar nos regalaron 2 botellitas de Yakult -mi coreano rudimentario por fin vale para algo-.